Pirineo Aragonés (Bielsa, Añisclo, L´Ainsa…)

casa "mimetizada" por la Guarguera...

casa "mimetizada" por la Guarguera...

Siempre que iba de Zaragoza a Jaca, bajando el Monrepós, aparecía (antes de llegar a Lanave) un desvío a la derecha donde ponía: “Boltaña 52 kms.”, y siempre me quedaba con las ganas de coger esa pequeña carretera a ver donde me llevaba. Pues bien, por fin la he cogido y me ha llevado a una parte hasta ahora desconocida para mí del Pirineo Aragonés…y como siempre, ha sido sorprendente…

Tras los 52 kms. por una pequeña carretera, y escoltados en todo momento por el río Ara, llegamos por fín a Boltaña, que se nos presenta como una puerta a los valles de Añisclo o Chistau, o a lugares históricamente tan importantes como l´Ainsa (en el condado de Sobrarbe, uno de los condados fundadores del que sería reino de Aragón), y donde se celebra en verano un más que interesante festival de música (apuntado queda…), en lo que queda del castillo de la misma localidad. Lo que no me ha gustado es que se trata de un sitio demasiado turistico, por lo que si queremos estar más tranquilos igual debemos buscar otra cosa, o evitar la época estival, pero la verdad,  que merece la pena la parada.

La siguiente parada fue Bielsa, a 30 kms. de Ainsa y a 13 kms. de la frontera con Francia (no conocía ese paso a Francia), y donde se produjo uno de los hechos más deplorables (si es que hay algo que no lo sea en una Guerra) de la guerra civil, como fue la “bolsa de Bielsa”. Alli hicimos noche en el hotel Villadier (bien), y antes que se me olvide…si vais en verano…piscina de agua fresca del pirineo por solo 2 €!!!! (apuntado tambien que no nos dió tiempo)…Bielsa no es que sea uno de los pueblos más bellos del pirineo, ya que fue duramente bombardeada durante la guerra  por la aviación alemana, y reconstruida a posteriori. Hoy día es el típico pueblo donde van los franceses a comprar tabaco. Eso sí, el paisaje es impresionante.

Ainsa

Ainsa desde el castillo

La siguiente parada del recorrido fue el valle de Chistau, donde encontramos en pleno valle el famoso pueblo de Plan y San Juan de Plan (os acordáis de la “caravana de mujeres de Plan”??).  Si seguimos subiendo, llegamos al pueblo que le da nombre al valle: Chistau. Un lugar donde merece la pena pararse, típico pueblo del pirineo con encanto, casi “virgen” y donde tenemos la opción de quedarnos en las casas rurales que hay en el pueblo. Un verdadero lugar para desconectar de todo. Ah! y si vais, paraos a leer la historia de las 3 torres del siglo XVI que existen en el pueblo…a mi me pareció una historia curiosa.

Ya de vuelta a casa, nos decidimos a coger el camino por el cañon de Añisclo, en el parque natural de Ordesa. Podría poner mil fotos del lugar, pero la verdad no sería justo con la verdadera impresión del lugar. -Si se me permite ser un poco pedante, pocas veces se le da a uno la oportunidad de entender a los artistas románticos (ver Gaspar Friedrich, o el Sturm und drag, alemanes) que entendían lo “sublime”, lo más cercano a la belleza, como lo realmente insignificantes que somos con respecto a la inmensidad de la propia naturaleza-. De verdad, por un angosto camino de una sola dirección (dirección Fanlo, Vió o Buerba), vas recorriendo un paisaje que parece querer encerrarte, como si la montaña quisiera crear una bóveda natural sobre tu cabeza (joder que cursi, no?). Un camino por lo que no puedes hacer más que pararte a disfrutar del cañón, durante los aproximados 50 kms. que dura el trayecto. Y por supuesto, si vas con tiempo, puedes parar a hacer excursiones andando, en bicicleta, o si quieres, buscar alguna empresa de aventura para hacer barranquismo o deportes de aventuras. Yo me quede con las ganas (apuntado).

Torre en Chistau

Torre en Chistau

En lugar de coger la dirección a Fanlo, fuimos a los pueblos de Vió y Buerba. Más que pueblos son pequeñas aldeas (bueno, Buerba algo más grande). En Buerba hicimos una pequeña parada y nos topamos con una casa rural donde nos atendieron muy amablemente, y donde, en un futuro, espero poder pasar alguna noche. Resulta que buscábamos, antes de volver a casa, poder visitar algún pueblo abandonado, y el chico de la casa rural nos explicó que por la zona había varios pero son excursiones largas, por caminos intransitables a menos que vayas en todoterreno, y donde es necesario tener autorización del Seprona para transitarlos, sino queremos llevarnos una multa de recuerdo. El caso es que nos indicó que pasado Boltaña se encontraban algunos, de no excesivamente difícil acceso, y que fueron abandonados debido a la construcción de un pantano (obra que no se llego a realizar por cierto)…y ahí que fuimos.

Pasado Boltaña (donde hay unos 10 kms de carretera buena, un espejismo oiga), aparece lo que son las ruinas del pueblo de Jánovas. Para verlo tenemos un mirador donde hay un corcho que explica que se trata, no de un pueblo abandonado, si no expropiado y que sus habitantes han luchado para que no se construya el pantano. Y lo han conseguido, tienen una asociación y desde aquí mi apoyo para que Jánovas vuelva a tener la vida que tuvo antaño, y pueda pasar como en Lanuza (donde ahora se celebra el Pirineos Sur, por cierto).

Calle de Jánovas

Calle de Jánovas

El caso es que al final decidimos bajar a ver lo que queda del pueblo (como nos dijo el chico de Buerba, “era grande: tenía tienda y todo”), y para ello bajas un pequeño desfiladero donde te fijas que existen una especie de túneles en la piedra, a modo de pequeñas cuevas, que según habíamos leído, eran del todo artificiales, ya que se habían hecho para que el agua del “futuro” pantano corriese por su interior. Una vez bajas el desfiladero pasas por encima del río (que curiosamente el agua bajaba de un color, como si fuera leche, seguramente debido a algun tipo de mina o..no sé soy de letras), por un puente colgante, de esos que parecen de película, que alguien va a cortar y vas a tener que saltar y…peliculas a parte, llegas al pueblo y como suele pasar, sientes cierta desazón interior, como pena, pensando que años atrás era un pueblo lleno de vida, que los domingos la gente iba a la iglesia…que alguien había construido esa iglesia…y que hoy es un pueblo “fantasma”. De verdad, si no habéis tenido la oportunidad de ir a un sitio así…es una sensación muy rara. No sé si es por el morbo que uno va a sitios así, pero te paras a pensar y te imaginas ropas colgadas en las ventanas, o gente paseando, o mirando al forastero que viene a dar el “coñazo”. Pero vas y no escuchas nada…ni el repique de la campana, ni nadie susurrando por tu llegada. Aunque la sensación más extraña, la tuve en Belchite…aunque esa (como dijo Conan)…es otra historia.

Antes de acabar, seguimos camino hacia el valle de Tena, concretamente hacia Biescas (para mí, tierra conocida que espero comentar otro dia), por Broto y hacia Biescas, donde de nuevo, como siempre, el camino es espectacular, todo verde, colores intensos…es por eso que se trata el Pirineo de uno de mis sitios favoritos, donde espero poder pasar algun dia, una buena temporada…eso es todo amigos/as.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en General. Guarda el enlace permanente.

Una respuesta a Pirineo Aragonés (Bielsa, Añisclo, L´Ainsa…)

  1. paXant dijo:

    Pasar una temporada en el Pirineo… apuntado queda para mi también! Chulísima la foto de Jánovas y la de Aínsa, la torre encajonada… un encuadre genial!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s